jueves, enero 03, 2008

"Destrucción de la Familia"

No lo había comentado antes, pero me deja un poco perplejo los argumentos esgrimidos por la Iglesia y asociaciones religiosas para denunciar que se está destruyendo la Familia.
Primero quiero dejar claro que no estoy diciendo en ningún momento que la Iglesia no pueda opinar o manifestar publicamente sus creencias. Eso son cosas que sólo se le ocurre decir a Pepiño Blanco, que es un experto en decir gilipolleces.
Pero una cosa es tener el derecho de manifestar publicamente las creencias y otra muy distinta es querer imponerme sus creencias.

Pero a lo que venía a decir es que no entiendo cómo el matrimonio homosexual*, el divorcio express o la despenalización del aborto puedan suponer una amenaza para la familia.
Dudo mucho de que haya alguna amenaza para algo tan fuerte como es la familia. La familia es una institución natural, un concepto o un modo que surge de la naturaleza humana, no por ninguna imposición, y por tanto, creo que es imposible destruírla.

Dicho esto de antemano quiero acudir a los argumentos que expone la iglesia. Vamos a ver, ¿cómo el matrimonio entre parejas del mismo sexo puede destruir la familia tradicional? Es una unión diferente, que reconocido o no legalmente siempre ha existido y siempre existirá. Y siempre existirá en convivencia con el matrimonio tradicional. No supone ninguna destrucción de lo otro. Al igual que la mujer no supone la destrucción del hombre, o que el Labrador no supone la destrucción del Golden Retriever. Pongo estos ejemplos tan tontos, porque me parece que el argumento que expone la Iglesia es igual de tonta.
Como igual de tonto es llamar la Ley del matrimonio homosexual como Ley de destrucción del matrimonio. Digo lo mismo que antes: la mujer no destruye al hombre.

El divorcio, express o no, es la constatación legal de una separación que ya sea ha producido: la separación sentimental; y es ésta última, la que en todo caso destruirá la familia. Y esto es imposible prohibirlo o impedirlo. La familia se rompe cuando la pareja ya no puede convivir conjuntamente, y por más que se quiera es imposible que lo remedie la Iglesia o el Estado. Una pareja puede no divorciarse y estar la familia igualmente destruida, porque se ha roto el lazo sentimental o la convivencia, resultando en un estado de infelicidad o de confrontación eterna. Esto es lo que definitivamente rompe la familia.

La despenalización del aborto destruye la familia dicen. Vamos a ver, yo lo considero un tema muy sensible, y ahora mismo no me quiero meter en el asunto; pero no veo en qué sentido esto rompe la familia. "Romperá" la familia en el mismo sentido que la "rompe" una pareja que mantiene relaciones sexuales pero que no procrea, o en el mismo sentido en que la "rompe" una persona que no mantiene relaciones sexuales. Porque no está construyendo una familia. Pero que no se esté construyendo una familia no significa que se rompa. Cuando alguien aborta, no se construye familia, pero no se destruye ninguna.

* Mi posición respecto al matrimonio homosexual es que no estoy ni a favor ni en contra. No tengo ningún problema con que se llame matrimonio, como no tengo ningún problema con se llame Unión Civil. En ambos casos se reconocen los derechos de los homosexuales, que es lo realmente importante.
Hay muchos gays y progres que por no estar a favor del matrimonio homosexual me tilden de homófobo o que le niego los derechos a los homosexuales. Algunos me dirán que no es así, porque tampoco estoy en contra. No, no, en España, la izquierda y muchos homosexuales han dicho que los que no estamos a favor de matrimonio homosexual somos homófobos y les negamos el derecho a los homosexuales. Lo han dicho desde blogs hasta políticos socialistas.
El PP tampoco está en contra de los homosexuales o negándole sus derechos. Ellos propusieron regular la unión entre gays y llamarlo Unión Civil, que es exactamente lo mismo excepto en el nombre. Y es como se regula en la mayoría de los países occidentales.

2 Comments:

Blogger Matt said...

Por ser católico, puedo entender la posición de la Iglesia. La historia de creación (encontrado en la Biblia) dice que la mujer era creada para ser la compañera del hombre. Lo siento por tener una descripción tan rara (es que me enseñaron la religión en inglés). Matrimonio homosexual destruye la familia tradicional porque un hombre y una mujer ya no tienen que unirse para tener una familia. El aborto destruye la vida antes del nacimiento. El divorcio, según la Iglesia, presenta la idea que las promesas de cada uno que eran prometidos antes de Dios puede ser destruido por una tribunal hecho por hombre. Perdón por los errores gramaticales.

12:55 a. m.  
Blogger anghara said...

Es que la Iglesia, precisamente porque es la Iglesia, jamás va a aceptar el divorcio. O el aborto.
No son temas políticos, son temas éticos.

Sobre lo de la familia yo creo que hay un movimiento muy de fondo y muy conocido aunque en sus países de origen (USA, Francia) ya superado, llamado feminismo radical y socialista, asumido por ZP y que es la primera vez que no sólo vence culturalmente sino que accede al poder, cuyo último objetivo pasa por la destrucción de la familia y la maternidad como liberación de la mujer. La lucha de sexos como sustitución de la lucha de clases. La supresión de los sexos (que lo consideran algo cultural y no algo biológico) y sus sustitución por el género (de ahí, por ejemplo, la ley que dice que puedes cambiarte de sexo a efectos legales sin operarte). La maternidad y la familia armas de opresión de la mujer.

Jesús Trillo-Figueroa ha escrito un libro "Una revolución silenciosa", editado en Libros Libres, que resulta la mar de esclarecedor sobre el tema. Explica hasta por qué Ségolène se identificaba tanto con ZP, precisamente por ser rojo, utópico y feminista y por qué Sarkozy cargó contra mayo del 68 y contra ese feminismo igualitarista tan perjudicial para la mujer.

Muy muy interesante.

11:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home